RESEÑA | EL FUEGO EN EL QUE ARDO, DE MIKE LIGHTWOOD

by - martes, julio 26, 2016


¿Todas esas películas y series que te cuentan lo maravilloso que es ser gay? ¿Estar rodeado de compañeros modernos en el instituto que te quieren como eres? ¿Padres que te apoyan incondicionalmente?

Todo mentira. La realidad no es esa. Al menos, no la del protagonista de esta historia, que vive un auténtico infierno por culpa de aquellos que no lo aceptan como es.

Pero, cuando las cosas se complican de verdad, conoce a un chico de ciudad con una visión del mundo completamente distinta. Con su ayuda, deberá escoger entre dejarse consumir por las llamas de quienes lo odian o renacer de sus propias cenizas.


Mi opinión sobre el libro:

Cuando supe de este libro sabía que tenía que tenerlo en mis manos. Por lo que al enterarme de que llegaría a Argentina, justo en las fechas de la Feria Internacional del libro de Buenos Aires, no podía conmigo misma de la emoción; más aún al saber que no solo traerían este libro sino que también el de María Martínez, Cruzando los límites. Dos preciosidades que serían leídas con el más grande de los cariños.

Pero no sé que me sucedió que, por motivos que desconozco, retrasé su lectura. Sí, así es. Pienso que fue mi inconsciente que me decía que debía prepararme mentalmente para este libro. Y se preguntarán por qué. Pues, creo que es porque realmente soy de esas lectoras que se compromete muchísimo con este tipo de novelas, en el que se abordan temas tan delicados como lo es la sexualidad, la autoflagelación, la violencia doméstica y de género, el bullying, etc. Son libros que leo con sumamente mucho respeto, y primero y principal porque no son historias cualquieras. No, créanme que no. Son historias desgarradoras que, en medio de tanto dolor y sufrimiento, hay una luz al final del camino, capaz de borrar todos esos malos momentos vividos; ya sea a través de un amigo, de personas desconocidas que te brindan un mano, o a través de un amor, que llega como un ciclón y te enseña que no hay nada mejor que el sentir y vivir, que no importa el género ni la edad. Porque cuando el amor llega, llega. Así sin más. 

El fuego en el que ardo es un libro, y lo digo ahora, que amé por completo. De principio a fin. Fueron capítulos dolorosos, emotivos, esperanzadores, vergonzosos, llenos de amor, de perdón. Hubo tantos sentimientos y emociones en esta novela que, realmente, lograron traspasar las páginas. Gran trabajo, Mike. 

Esta novela nos presenta a Óscar, un chico homosexual que vive en un pueblo chico, junto a su familia, que está compuesta por su madre y su padre, y su hermana; una familia en la que la situación en la que está no es demasiado esperanzadora. Además sufre de bullying en el colegio, por parte de sus compañeros, gracias a alguien que no supo valorar lo que tenía delante de sus narices, desvelando así, a viva voz, algo que no le correspondía contar; haciendo aún peor la situación de Óscar, un chico que se encuentra totalmente perdido y sin rumbo, donde el único alivio que encuentra es en el mundo de las letras, los dibujos, la música y la autoflagelación. Modos que utiliza para huir de las personas que no lo aceptan tal cual es. Pero a pesar de todo ese dolor que él siente, que es más que comprensible, conoce a un ser lleno de luz, que de apoco comienza a abrirle los ojos y a mostrarle que no todos son iguales, que no todos quieren lastimarlo, que a veces nada es lo que parece, que no está mal sentir lo que uno siente. Ya sea hacia un hombre o mujer. 

Creo que todos los personajes de esta historia son principales. Pues cada uno, a su manera, aportó su granito de arena a la novela, haciéndola aún más grande y real. Más si cabe aún. 

Óscar despertó en mí un sentido de la protección que, lo juro, quería meterme en la historia para estar con él, para apoyarlo, para ser su soporte y darle palabras de aliento.
Es un adolescente que vive encerrado en sí mismo por culpa de la sociedad, de los otros, que establecen que lo que él siente no es normal; nadie es capaz de brindarle la empatía y el apoyo que él realmente necesita. Nadie es capaz de mirarlo a la cara, a no ser que sea para insultarle o pegarle. Una actitud deplorable, si me lo preguntan. Gracias que ya somos menos..., cada vez es más la gente que acepta al otro y su sexualidad, ¡bravo!

Sergio... se merece el cielo y mucho más. No tengo palabras para describir lo que este personaje me hizo sentir. Fue increíble leerlo y ver como ayudaba a Óscar en su proceso de superación y autodescubrimiento personal.  Por más personas en el mundo como él, y también como Fer. Ese amigo incondicional, capaz de todo. Al que no le importa el que dirán. Un amigo, es un amigo; no importa su condición sexual. 

Y Dario... ay Darío. Fue un personaje que despertó en mi mucho enojo pero también mucha lastima. Fue doloroso ver lo perdido que se encontraba. Leerlo fue toda una experiencia, pues realmente no entendía el porqué de sus actitudes o de sus palabras. 
Sin duda, estoy deseando leer con muchas ganas su historia. Que se titulará El hielo...

No miento cuando digo que lo leí en una noche, recuerdo terminar a las cinco de la mañana, emocionada con una sonrisa en el boca. 
La historia te engancha desde un primer momento y, a medida que se avanza en la misma, no podés parar de leer. 
Fue muy lindo ver como todos los personajes maduraban. Desde Darío, la mama de Óscar. Especialmente, este último. Su maduración, tanto personal como emocional, en la novela, fueron muy palpables. Todos somos capaces de superar nuestros demonios, más aún si tenemos a nuestro lado personas admirables. 

La narrativa de Mike me gustó mucho. He leído muchas críticas respecto a eso y sobre su exceso de dramatización en algunas escenas. Y quiero decir algo al respecto. 
Realmente traté de no leerlas, pero hubo algunas que llegaron hasta indignarme. Me parecieron totalmente absurdas. Las respeto, sí, pero disiento absolutamente. 
Todas esas personas realmente no saben lo que los hombres (y cuando digo hombre me refiero tanto al hombre y mujer) tuvieron y tienen que sufrir por tener una condición sexual diferente. Este libro, al igual que otros de temática LGBT, son un claro reflejo de la sociedad. Es una crítica constructiva, en la cual, la misma (la sociedad) debe cambiar y aprender a aceptar al otro. Una tarea difícil, pero no imposible. 
Volviendo a la prosa de Mike, la misma es muy cercana, fluida y ágil, que no hace más que adentrarte en la historia, empapándote, haciéndote formar parte de cada uno de los momentos vividos por Óscar. 

Y para cerrar, realmente Plataforma Neo se pasó con la maquetación del libro; desde la portada, los dibujos, las páginas en negro, las conversaciones de whatsapp, las entradas de blog. Realmente se pasaron. 


El fuego en el que ardo fue toda una experiencia.
Una historia cruda, real, y a la vez, esperanzadora. 

Estrellas:
5/5

You May Also Like

2 comentarios

  1. Qué hermosa reseña, la amé! Gracias por compartirla tengo muchas ganas de leer este libro, pero como bien vos dijiste siento que tengo que estar preparada mentalmente y emocionalmente porque creo que es una historia dura, conmovedora y muy real. Espero poder leerla en algún momento.
    Besitos x

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pone muy contenta que te guste mi reseña :)
      Sí, realmente hay que estar listo y dispuesto a sentir mucho cuando se lee este tipo de novelas, en las se toca temas delicados.
      Gracias por comentar y pasarte por el blog :)
      ¡Besos!

      Eliminar

Este blog crece con tus visitas y tus comentarios, así que ¡anímate y deja el tuyo!
No se aceptan comentarios con insultos, spam y enlaces de descargas de libros, pues serán borrados automáticamente.
¡Nos estamos leyendo, lectores!